sábado, 14 de febrero de 2009

Escribir como una forma de Sanación Interna IX

Y sigo con la metáfora como forma de escribir para sanar:
Aquí me surge la pregunta ¿Qué es una metáfora entonces?...

Podría decirse que a través del cuento, atravesamos el hemisferio izquierdo, pasamos por el derecho, permitiendo a las emociones fluir e insertar cambios en el reptil. Es decir, atraer la atención del consciente (H. Derecho e Izquierdo), burlando al límbico, que es el sistema de defensa, para entrar a los patrones y creencias, parámetros del inconsciente.

Aquí necesariamente hay que comprender un poco más sobre el sistema de defensa, el límbico, quien permite o no, la entrada hacia el básico. Es en éste sistema que se encuentra la memoria a largo plazo, ya que es la emoción la que marca un acontecimiento, y se deposita anclado a la experiencia.

Muchos de los autores antes mencionados, solo trabajaron la metáfora desde los hemisferios, desde el sistema neocortical.

He considerado integrar a la metáfora terapéutica las implicaciones de no tomar en cuenta el sistema emocional y el sistema básico de nuestro cerebro.

Hasta que Elaine de Beauport presentara su teoría sobre los sistemas cerebrales, se le adjudicaba al H. Derecho, la responsabilidad de los sueños, y los movimientos del inconsciente. Sin embargo, sus estudios determinaron que había una forma de llegar al inconsciente de una manera profunda y nunca antes tomada en cuenta. Se trata de sumar sistemas, y no de olvidarse de alguno de ellos. Quizás la innovación que presenta este curso, es que además de trabajar con nuestra mente consciente, vamos a ir directo al inconsciente tomando en cuenta las inteligencias que trabajan con nuestros sistemas cerebrales.

Para Erikson, existe una mente consciente, que según estudios posteriores de Roger Sperry, dictaminaron que provenía del Hemisferio izquierdo, y una mente inconsciente, que Sperry califico de Hemisferio derecho.
Para la época, Erikson intuitivamente trabajaba con los pacientes en ambas mentes, consideraba al inconsciente como el lugar donde el sujeto podría hallar la solución a los problemas, solución que no utilizaba a nivel consciente por las limitaciones generadas de los aprendizajes  conscientes. ( adaptado de Cuentos para crecer y curar).

Al igual que Michel Dufoux, no pretendemos crear una nueva teoría sobre el inconsciente, mi prentención es incorporar a la metáfora una nueva forma de “darnos cuenta”, de los anclajes analógicos del límbico sellados en nuestra memoria, para crear patrones de conductas o metaprogramas, parámetros inconscientes, básicos, que nos llevan como un carro con chofer a través del camino de nuestra vida sin decirle siquiera hacia donde quiero que me lleve.

“Esta es la historia de un caballo, que un día, siendo él joven, apareció frente a su casa. El caballo no tenía marca alguna por la que se pudiera identificar. Erikson se propuso devolverlo a sus propietarios, por eso, montó sobre él y lo llevó al camino, allí lo dejo ir donde él quisiera. Solo intervenía cuando el animal se apartaba del camino para pacer o pasear por los campos. Finalmente el caballo llegó frente a la casa de un vecino varios kilómetros después. Este vecino le preguntó a Erikson cómo había sabido que el caballo era suyo, a lo que le respondio: yo no lo sabía, pero el caballo si. Simplemente no le he dejado salirse del camino y de ese modo me ha traido hasta aquí.” Relatos de Milton Erikson, en Mi voz irá contigo de Sydney Rosen.

Aqui les dejo un escrito pasado, que no culminé en su totalidad, quedó inconcluso, tal vez ahora cobre sentido y lo complete:

26-11-02
Esta es una historia, muy diferente a las demás, muchos hablan de guerreros y dragones, otros de guerreros de la luz, de puertas secretas que se abren solo a aquellos que estan dispuestos a luchar por un ideal.... todo eso me he leido, más sin embargo algo en mi me hace pensar más allá de lo real, que mi lugar nunca estuvo en el guerrero, ni en la búsqueda incesante de la luz, he visionado con ser la que se quedó en casa con la responsabilidad de los que se fueron a la guerra,  o el que se quedó escondido en el pueblo mientras los más fuertes se fueron...

No se si es mi responsabilidad con los más débiles?... a veces pienso que los más débiles se fueron para esgrimir su espada valientemente, como una amiga me dijo en el practitioner: valiente no es aquel que va y lo hace, valiente es aquel que con miedo hace lo que tiene que hacer...

Se trata de valientes que asumieron un ritmo más lento, aquél el de encontrar lo divino del hombre tras las puertas de un pañal o del arreglar de un carburador, aquel que por miedo no fue a la guerra y se escondio en la inquisición..., no recorrio el camino de Santiago, ni tampoco ninguna batalla de libertador...

El que busco el saber del conocimiento dentro de las paredes del miedo, del que no recibio medallas, ni ascensos, ni condecoración. Del que logró la claridad en el silencio de la vida común, y que aún trabaja por un mundo mejor... tal vez en soledad, desolación, desesperanza, pero al fin, trabajando...


El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...