jueves, 19 de diciembre de 2019

Emigrar, Capitulo 2. A un año y medio de haber emigrado

Hoy puedo decir que es sencillo emigrar si estás claro en el propósito por el cual te vienes a otro país.  Sin ese propósito, la vida será un despropósito tras otro.

Recuerda que llevas el Alma llanera en tu corazón, la arepa, el Avila y el Mar Caribe, al mismo tiempo que abres espacio para que quepan los tamales, las lunitas, el mole, el vino, el tango, el fandango, el flamenco, la cumbia y la ranchera por nombrar algunos de los destinos elegidos.

En primer lugar el adaptarte al nuevo idioma, y si, aunque sea el español mismo, tienen significados y significantes diferentes, la entonación, y el orden en la oración, las frases coloquiales, como el pibe, el peque, el chamo, el muchacho o el tripón...

Acostumbrarte a sus costumbres, ir tomándolas con cuidado, honrando su historia y conociéndola. ¿Cuáles son sus héroes?, ¿Qué legado dejaron?, ¿que pasó en tal ciudad?, ¿Porqué le pusieron ese  nombre? son preguntas que te van haciendo partícipe de la idiosincrasia de un pueblo.

¿Pasos a seguir? creo que depende de cada uno de nosotros, a mi me dio por caminar en Buenos Aires, es una ciudad plana y no te das cuenta cuanto caminas. Muchas veces me perdí, y es bueno preguntar en alguno de sus tantos abastos y quincallas.

En ese caminar, recorrí primero las calles cercanas a la residencia, saber donde quedaba la farmacia, el supermercado, el kiosko, las avenidas cercanas... luego ya por los sitios históricos del centro de la Ciudad como lo es el Congreso de la República, sus Iglesias, luego los parques y plazas, lo verde...

El tema del que no se adapta, es porque no "toma" las costumbres del lugar... es bueno preguntar ¿Cómo se hacen las cosas por aquí? e ir adaptándote a ellas: tomar mate, ir al teatro, caminar por Corrientes, reunirte en familia el fin de semana...

Adaptarte a su clima, a las estaciones a las que no estábamos acostumbrados como Venezolanos sobre el Ecuador, donde todo el año hay sol, aunque sean tiempos de lluvia...

La primavera es linda, la Ciudad florece de golpe, lo más impactante para mi fue eso, el cambio de estación y la respuesta de la naturaleza. igual cuando llega el otoño, todos los arboles se quedan sin hojas aunque no se mueren, porque después del invierno, cuando llega la primavera, también es "aparentemente de golpe" que salen las hojas verdes y las flores.

Acostumbrarte a que las flores son diferentes a la Orquídea, la Cayena, la Trinitaria, el Ave del paraíso,  el Frailejón o la Gladiola y sus aromas respectivos. El otro país también huele a sus flores...

Pero sobre todo, tener bien claro el propósito por el cual te quedas. Tienes que ofertarle al país quien eres tú, tus talentos ofrecérselos, para que pueda abrirte las puertas y puedas quedarte.

Lo que eres "habla más alto" que lo que te inventes ser.

En el Caso de Argentina, Buenos Aires, es una hermosa Ciudad, su Arquitectura tan preservada, su historia, y sus flores, me hicieron caminarla y aun sigo caminándola, y sorprendiéndome de las bellezas que el destino me puso por delante.

Hasta el Próximo post.
Zhair Marrero S.












El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...