domingo, 20 de junio de 2010

Escribir como una forma de Sanación Interna XVII

Y llegó mi cumple 50, la edad donde me percibía diferente, y heme aquí sin el miedo que creí que me superaría, agradezco hoy a todas y cada una de las personas que me ayudaron a seguir, que me brindaron su apoyo incondicional para continuar. Así que les dejo un rato con mi galería de fotos de mi cumple, y la continuidad de las preguntas del anterior post de Escribir para sanar XVI.

La primera foto con mi hermano, quien me hizo una fiesta sorpresa entre sus amigos que ahora son mios también...

 Fué una grata sorpresa, pues casi no celebro mi cumple, especialmente desde hace mucho tiempo...














Sentirme querida, también fué un novedad...


Y me dejé querer... como dice la canción que me dedicó un amigo en éstas fechas.


Te dejo con más preguntas sobre las creencias, sobre todo por esa sensación de no sentirnos amados...


¿Por quién?


Si alguien  hace algo mejor que tu: te sientes mal, te mueres por parecer el mejor, el que más tiene, el más famoso, etc?


¿Te resulta difícil pedir lo que deseas? ¿Sueles llevarte por los demás aunque no te guste? ¿Te sucede que dices estar de acuerdo con alguien aunque en realidad no lo estás?

¿Pretendes normalmente agradar a los demás? ¿Haces cosas para otros aún a costa de ti mismo? ¿Estás dispuesto a hacer prácticamente lo que sea con tal de ganarte el aprecio y la estima ajena?

¿Evitas estar con gente? ¿Te sientes inseguro entre personas que en realidad no representan ninguna amenaza para ti?

En tus relaciones íntimas ¿te muestras alejado de otras personas para evitar la intimidad? ¿Tienes dificultades para estar presente con la otra persona?

¿Tienes miedo de que te abandonen?

¿Te parece que no podrías vivir sin la otra persona?¿Crees que tu vida se derrumbaría si no está?¿Te relaja que alguien tome decisiones por ti?

¿Te resulta difícil confiar en otros? ¿Sueles pensar que los demás tienen malas intenciones? ¿Hay pocos a quienes consideras buenas personas?

¿Tiendes a generalizar a hombres o mujeres? Por ejemplo: todos los hombres son iguales, o tenía que ser mujer?

¿Tiendes a confiar en la gente de modo inadecuado? ¿Ignoras las limitaciones de los demás de un modo que puede perjudicarte?¿Intentas convencerte de que alguien es más maduro o esta más evolucionado de lo que en realidad es?

Normalmente te gusta ser el responsable?¿Te enfadas cuando otros hacen cosas que no puedes controlar? ¿Te sientes culpable a menudo?

¿Te desanima que otros adquieran poder?

¿Te cuesta cumplir con tus compromisos? Es normal decir si a todo y luego arrepentirte? O dices si y luego te desentiendes?

¿Te cuesta decir no?

¿Te esfuerzas por estar en el candelero? Y si otra persona acapara la atención ¿te sientes incómodo? Te ves a veces empujado a que te valoren por cosas que jamás has hecho?

Interrumpes el cuento de otro para hablar de algo similar que te pasó buscando acaparar la atención hacia ti? O escuchas con tranquilidad, sin el diálogo interno que se mantiene al punto de perderte la historia del otro?

Te metes en discusiones acerca de quien tiene la razón? A menudo? Pocas veces? Te aferras a tu postura aunque en lo interno reconozcas que otra persona tiene la razón? ¿Te resulta difícil admitir que te has equivocado?

¿Sueles pensar en los problemas quedándote con quienes los cometieron? Discutes sobre quien tiene la culpa? Piensas que otros deben cargar con la culpa y admitir que son los responsables del problema? ¿Tiendes a juzgar a los demás por sus aciertos y sus fallos?

¿Tiendes a culparte por los errores que otros cometieron? Te juzgas por haber cometido errores? Te resulta difícil comprenderte, amarte sin enjuiciarte?
Si alguien te hace algo que te desagrada, tiendes a desquitarte? Te gusta manejar a los demás? Te muestras sarcástico a menudo? ¿Suele suceder que la gente se ofende por cosas que dices o haces, aunque no sabes por qué se molestan tanto?

¿Es de importancia capital que los demás tengan buena opinión de ti? Te sientes tentado a exagerar la verdad o incluso mentir, con tal de dar una buena imagen?


Anímate, no todo fue malo en tu vida, ni en la mia,  solo hemos creído que lo fue...

Mis 50's

El día de mi cumpleaños 50, una amiga, Marina, me mandó este escrito:
¡Qué importa eso! 
¡Tengo la edad que quiero y siento! 
La edad en que puedo: Gritar sin miedo lo que pienso... 
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido... 
Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos. 
¡Qué importa cuántos años tengo! 
¡No quiero pensar en ello! 
Pues unos dicen que ya soy viejo (a), y otras “que estoy en el apogeo". 
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte. 

Tengo los años necesarios 
para gritar lo que pienso, 
para hacer lo que quiero, 
para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. 

Ahora no tienen por qué decir: 
¡Estás muy joven, no lo lograrás! 
¡Estás muy viejo (a), ya no podrás! 
Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. 

Tengo los años en que los sueños, se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones se convierten en esperanza. 

Tengo los años en que el amor, 
a veces es una loca llamarada, 
ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada… 
y otras... es un remanso de paz, como el atardecer en la playa. 

Qué cuántos años tengo…? 
No necesito marcarlos con un número, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas... 
¡Valen mucho más que eso! 

Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más, 
Pues lo que importa: 
¡Es la edad que siento! 

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. 
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos. 

¿Qué cuántos años tengo? 
¡Eso a quién le importa! 
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento. 

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. 
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida 
Y la fuerza de mis anhelos 

¿Qué cuántos años tengo? 
¡Eso a quién le importa! 
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento…!!. 

Y respondí a ese escrito en el face asi:
Si Marina, que importa, lo que realmente importa es que lleguemos disfrutando de momentos estelares, que formé una familia de la que me quedan dos hijos hermosos, que cumpli con la vida y que agradezco la oportunidad que me dió de vivir con el hombre que amé aunque se fué dejando un espacio libre. 

Que estoy comenzando a decir lo que pienso, lo que llevé por dentro muchos años, complaciendo solo para que me quisieran un poco, y lo que deje de hacer ahora lo hago, que recuperé a mis hermanos, los que me dio la vida, que ahora somos más unidos y que mi mamá al fin me abrazó, que fue suficiente Marina, que no me importa ahora si me entienden o me juzgan, porque el que no me entiende y me juzga es que nunca me conoció...

Que llegué con amigas como tu, muy pocas, incondicionales, como Pilar, como Lisbeth, como María...sin olvidarme de Diana, que desde niñas me acompasó en la vida... Amigas del Alma y del corazón...

Si Marina, que importa cuantos son... son los mejores años de mi vida los que ahora cumplo... Gracias!!!

jueves, 17 de junio de 2010

Obstáculos... bienvenidos

Tomada de http://www.generaccion.com
/usuarios/ 64365/bienvenidos-obstlos

Y saber qué es lo que necesito en realidad, hace posible que incluso pueda pedirlo en lugar de frustrarme.

Cuando un obstáculo se presenta en mi vida me pregunto ¿Cuál es el problema? 
entonces me llega inmediatamente una imágen. 

Luego me pregunto ¿qué necesito para resolverlo? me llega una imagen más, la miro detenidamente, la veo, la siento y asiento a ella con una sensibilidad especial de agradecimiento. 


Después otra pregunta me surge de las entrañas. ¿cómo ponerlo en movimiento? entonces me llega una acción!!! 

Y cuando llega la acción, entonces aplico el cómo la pongo en práctica, cuándo, dónde, porqué, para qué...



Zhair Marrero S

miércoles, 16 de junio de 2010

Maestros y Vocación...

Cuando los Maestros trabajemos la vocación como destino, podemos ver y entender, gracias Lourdes: Lula Andonegui "Cada día más orgullosa de mi don de ser maestra, y de trabajar en una escuela pública con tantas limitaciones pero al mismo tiempo con pequeños tesoros que me nutren como yo a ellos. Este es el camino."

Este link te lleva a un video que me encanta, pero que no me deja enlazarlo aca en el blog, y que tiene que ver con Maestros que trascienden:



Y este en este otro link, aparece uno de mis Maestros: Carles Pellerada, conversando sobre nuevas formas de educar. Disfruta ambos, y deja que se despierte el gusanito de la innovación en ti...


Si te gusta, y comentas, nos invitas de alguna manera a seguir en este trabajo de difundir y multiplicar dos pedagogías que promueven una enseñanza diferente: Pedagogía de la Paz y Pedagogía Sistémica CUDEC.

Zhair Marrero S.
Representante para Venezuela de Pedagogía Sistémica CUDEC

martes, 15 de junio de 2010

Cuando la vida te comienza a dar señales de que inicies desde cero, es literal eh?...

¿Y qué significa eso? que no solo acaba con lo que tienes en el banco, acaba con relaciones, acaba con modos de hacer las cosas, acaba con trabajos, y en astrología lo llaman Plutón con Marte y Mercurio retrógrados todos a la vez...

Y aunque parezca chiste, a veces necesitamos estos "ceros absolutos" para redefinirnos y comenzar a cambiar actitudes, aptitudes, comportamientos que nos están llevando a la ruina, no solo económica, sino emocional.

Cuando ésto te pase, solo pregúntate ¿en cuál de las áreas tienes que comenzar de nuevo desde otro lugar?

¿Económica? entonces surgen los modos de administrarnos de forma diferente, de tomar previsiones, de movernos hacia otros trabajos, de crear nuevos productos, de inventar y reinventarnos en el hacer cotidiano hacia la autosustentabilidad. Aprender a ahorrar en inversiones, sobre todo, en Venezuela, tener el dinero en el banco es solo por seguridad física de que te roben, porque no tiene porcentajes de ganancias etc. entonces aprender a invertir en lo que es productivo para ti... hay una "forma de hacer" que tiene que cerrarse o morir, y dejarla morir, porque cualquier cosa que hagas por revivirla, te llevará consigo.

Foto tomada del manual Prekop de Terapia de contención
¿Emocional? entonces surgen los modos de confrontar nuestras emociones, aprender a manejarlas, aprender a ponerlas en dichos y acciones constructivas, aprender inteligencia emocional en la práctica, y también dejar ir a quienes tienes que dejar ir, aprender a des-enamorarnos de personas, de cosas, de trabajos, de acciones... y luego aprender a construir un buen equipo emocional que nos sostenga, para afrontar las pérdidas.

¿Salud? la confrontación con una enfermedad, también nos pone en cero, porque nos lleva a sentir la muerte enfrente de nosotros, eso implica o decirle "Si, esta bien, me llegó la hora", ooooo decirle "Si, me di cuenta, me he descuidado, se que ahora puedo cambiar mi modo de vida por uno más saludable", y eso significa cambios en la alimentación, en el descanso, el el ejercicio, en el ambiente...

En fin, quise compartir esto, porque en este momento en mi vida colapsaron los tres juntos... y sentirme en ese vacío fue reconsiderar el modo como venía viviendo, sanar el dolor, cambio en la forma de alimentarme, de hacer ejercicios, de descansar, de cómo ahorrar, .....

Zhair Marrero S.

La vida es aquello que nos va ocurriendo 

mientras nos empeňamos en hacer otros planes” 

Jhon Lennon

El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...