viernes, 14 de septiembre de 2007

Amar es una decisión

Amar es una decisión, la oración no me pertenece, a quien se la escuché primero fué a Martha Ortíz, psicóloga del Instituto Prekop de México, quien nos mencionó que Jirina Prekop la soltó en uno de sus eventos, la original es asi: "Amar es un acto de voluntad".

Y es que amar implica eso: tomar una decisión voluntaria de quedarnos o irnos de la relación de pareja.

No, el tema no es fácil, porque es fácil divorciarse hoy en día y salir corriendo rápidito de lo que signifique conflicto, y sin resolverlo, dejamos atrás embrollos, líos, enredos sistémicos, que luego las siguientes generaciones repiten una y otra vez, tal como lo venimos haciendo nosotros mismos. 

Pensamos que luego se disolverán con el tiempo, pero no es asi. La vida siempre cobra lo que debemos, hasta siete generaciones después de mi, y no es cuento, hoy estamos repitiendo historias de mujeres y hombres de nuestra familia que no resolvieron sus rollos, que huyeron de sus responsabilidades, porque era la opción para poder sobrevivir, y que hoy con otros rostros, otras ciudades, se nos muestran de diferente forma a ver si estamos preparados para resolverlo, quedarnos, o volver a huir rapidito.

Lo difícil hoy en día es decir: a pesar de todo esto hoy me quedo y veo como lo resuelvo. Y es que anclado en el Inconsciente Colectivo perdimos la capacidad de resolver los conflictos y enfrentarlos de la mejor manera, fuimos entrenados para la guerra, desde chiquiticos se nos enseña que estamos en la supervivencia del más fuerte, que para yo ganar, necesariamente tu tienes que perder, recordemos el preescolar, cuando algún chico o chica le pegaron y llego a casa con algunos morados y la ropa sucia ¿Qué decían nuestros papás? ¿qué decimos hoy en día nosotros? frases como esta: - defiéndete, si vuelves a llegar aquí asi, la que te va a pegar soy yo..... etc. Y asi crecimos, con amor ciego, y en su nombre repitiendo una vez más la historia sin fin, es lo fácil.

Cambiar eso en el inconsciente colectivo, es trabajo individual de cada uno, y aterrizar en nuestra propia conciencia para tomar decisiones que incluyen el respeto por el otro, el reconocimiento de lo mio, el reconocimiento de lo que en verdad ES.

Dirimir las asperezas en la pareja, resolver nuestras rabias y frustraciones sin proyectarlas en el otro es tarea titánica de reconstruir nuestras heridas emocionales, heridas que vienen de nuestra propia infancia, sin idealizar a nuestros padres, resolviendo nuestros duelos, es entonces que tal vez con todos esos parchitos, podamos ver a nuestra pareja como la que realmente es. Me gusta decir que la pareja ideal no existe, la pareja ideal es la que tienes ahora, la que te tocó, la que penetró tu herida y te la muestra para que la resuelvas. Así podemos llegar a vivir con la persona que aún a pesar de nosotros mismos se queda a dormir en la almohada que esta al lado de la nuestra.

A veces llegan personas a terapia, acusando a su pareja de sus propias desventuras, y a veces me pregunto en silencio, ¿qué le hizo ella o él antes para que la pareja reaccionara de esa forma? y allí a veces está la respuesta. Somos muy buenos hijos de nuestra familia, y esa conciencia a veces nos hace defender nuestra propia historia sin incluir la otra la del otro. Actuamos desde nuestra buena conciencia, ¿y sabes qué? nuestra pareja también.

¿Cuánto en verdad estás dispuest@ a conversar, negociar, transformar, trascender? y es que no se trata de ganar y perder como nos entrenaron, en la pareja se trata de ganar-ganar, de consensuar, de hablar de lo que siento, de hablar de mi herida y lo que de allí reconozco y puedo cambiar, y saber, de asumir mi responsabilidad, de mis emociones, de mi conducta, de mis pensamientos y ser consciente, que si el "otro" no cambia, saber que si eso viene de su familia, que es más grande que él mismo, que lo sobrepasa, y yo decido: Me quedo o me voy, y si me quedo, me quedo y no me quejo, me quedo por decisión de amar, me quedo aunque el acontecimiento se repita una y otra vez, y ser complaciente a eso, y cuando asiento a ese destino que elegí consciente, es posible que algo suceda, sin promesas, día a día, en el presente, disfrutando de lo que es, tal cual es, sin pretender cambiarlo.

Asumir dentro de la pareja, implica salir de nuestro sistema de origen con toda su fuerza. La familia tiene mucha fuerza, y nos hala hacia ellos. "Para que un sistema nuevo prevalezca, el anterior debe dejarse", y dejarlo es trabajo personal, asi quedamos libres con la bendición de todos los ancestros.

Y si decido irme, saber que si no le doy un lugar en mi corazón a lo sucedido y lo trasciendo con amor, se volverá a repetir, con otros rostros, otras ciudades, otras historias.

No es fácil vivir contigo, ni conmigo, ni con el vecino, porque en nuestra mente siempre está el oscuro deseo por el pasto del vecino, creemos que es más verde que el nuestro...Amar es una decisión... me quedo o me voy!
Zhair Marrero S.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Escribir como forma de sanacion interna III

Cartas a nuestra familia.

El trabajo de las cartas a cada uno de los integrantes de la familia, se convierte en sanador cuando:
1.- Reconocemos lo que es, tal cual es, sin pretender cambiarlo. Lo que ya sucedió, sucedió y no hay forma de borrar la foto interna, la imagen interna, y lo que si podemos hacer, es despegarle a esa foto, la emocionalidad que le anclamos en el momento. Usamos el mensaje yo para la expresión de la emoción. Es un si a lo que sucedió.
2.- Nos reconciliamos con nosotros primero, sanando nuestra herida, y reconciliamos en nuestro interior el amor que se interrumpió con el otro o con el suceso, integrándolo en nuestro corazón. Es un gracias por el suceso, ya que eso aunque lo vemos desconectado de nuestra realidad actual, ha hecho de mi lo que soy hoy en día.
3.- Reencontrarnos implica algo más, un paso adelante con nosotros, con lo que sigue, con la meta, con la pareja, con el trabajo, con lo que sea que estaba limitado, es un reencuentro con nuestra vida, con la bendición de nuestros ancestros.

Un cuentito referido a lo anterior:  Este era un señor de un pueblo que fue a buscar trabajo como portero de un bar que estaba solicitando empleados, y cuando le ponen la planilla para rellenarla, el señor le dice al dueño que no sabe leer ni escribir. Por supuesto que no lo empleó.

Este señor no encontraba qué hacer y con unas pocas herramientas que tenía, comenzó a arreglar los muebles de su casa, ya que no tenía como comprar unos nuevos, un vecino que lo vio, le pidió que le arreglara algunas cosas que en su casa también estaban dañadas, así que poco a poco fue tomando fama de buen reparador de muebles.

Pasaron algunos años, y el señor del cuento montó una gran carpintería y reparación de muebles, que con los altos ingresos que le daba, -pues venían de otros pueblos a traerle trabajo-, además de emplear a varios desempleados del pueblo, comenzó a ayudar a resolver algunos conflictos de ese pueblo.

Un día, en el aniversario y las fiestas patronales, el alcalde quiso hacerle un reconocimiento y cuando lo llamó al podio para darle el reconocimiento, al mismo tiempo que quería ser aleccionador para los que escuchaban, dijo:
-Imagínense, el Señor es una muestra y ejemplo para muchos de nosotros de constancia, trabajo, dedicación, excelencia, etc. etc.,. imagínense que sería del este señor si supiera leer y escribir
A lo que el señor contestó:
-Estaría de portero en el bar del pueblo.


A veces nos pasan cosas en la vida y creemos que es culpa de otros, nos preguntamos porqué a mi, y tiempo después podemos reconocer que los acontecimientos que nos pasaron tenían una buena intención, estaban allí para cambiar nuestro destino y guiarnos hacia otros rumbos.

No hay errores en la vida, hay experiencias de aprendizaje, así que cuando sientas que lo que te sucede es un error del destino, busca un poco más, debajo de lo que es evidente, mira el trasfondo y encontrarás seguramente una razón mayor que cambia tu destino…

Asiente a ese destino, mira con amor el suceso por muy terrible que este parezca, dale gracias a la vida que aún continua a través de ti y luego toma acciones de esa experiencia para cambiar y mirar con otros ojos nuevamente la vida.

A mi hermano Fran:
Cuando llegaste a ésta familia, fue muy duro para mi, toda la gente me decía que había perdido el puesto, y no se que pasa en la mente de un niño cuando le dicen eso, porque no sabemos qué puesto es el que perdimos y ese usurpador viene a quitárnoslo.

No te esperaba, estuve tanto tiempo sola, casi 8 años, casi hija única, y ahora llegabas tu.


Así llegó la primera navidad, y cuando fui al arbolito, encontré muchos regalos, y no había nada para ti, me dijeron que eras muy pequeño, que apenas tenías días, en tu cuna solo había un perrito con pitico que te trajo el niño Jesús, fue en ese momento que sentí algo por ti, nunca te lo he dicho, comencé a amarte, te llevé mis juguetes y quería jugar contigo, pero no me dejaron, porque mis muñecas no te servían, eras un varón y eras muy pequeño, muy frágil.

Así nos hicimos distantes, en tiempo y en acercamiento, yo era muy grande para jugar contigo y podía hacerte daño. Nunca me dejaron tocarte, ni acercarme mucho si no estaba alguien grande conmigo. Así crecimos, tu en lo tuyo, yo en lo mío.

Así seguí en mi soledad y silencio interno, desconectándome cada vez más de ti y de todos.

Hoy quiero a veces acercarme y tu tampoco me dejas, y a veces tengo miedo de acercarme, por aquello de que puedo hacerte daño, aunque ya no soy más grande en tamaño que tu. Yo solo llegué primero, y ese fue el precio que pagamos juntos.


Hoy quiero que sepas que en mis silencios hay amor hacia ti, que ya es tarde para jugar juntos, que crecimos separados, te sigo desde la distancia, la vida sigue y ya tenemos hijos, que se ven muy poco, que poco comparten, y el tiempo pasa…

Hoy quiero que sepas que enseñé a mis hijos a amarse, a que cuentan el uno con el otro, a que estén juntos y jueguen, rían, y sean hermanos, y que podemos tener exparejas, examigos, pero nunca un exhermano…

Esta navidad, volveremos a hacer hallacas, esta navidad quiero hacerlo diferente, déjame abrazarte con mi Alma, querido hermano
….


Agosto 2007.

Zhair Marrero S.
Docente, especialidad en dificultad para el aprendizaje
Consteladora familiar
email: hepacafes@gmail.com

lunes, 3 de septiembre de 2007

Escribir como forma de sanacion interna II

Por los predios de Ailuz en Maracaibo, se dictó un taller "Escribir para sanar", que por cierto tiene un blogspot con el mismo nombre, cuyo autor es Jesús Nieves Montero, y del cual voy a citar:

"la palabra tiene un poder particular, es capaz de crear y de destruir, de enamorar o de agredir. Pero, además, la palabra escrita, tiene el potencial de curar. Cuando logramos llevar a palabras nuestras ambiciones, miedos, frustraciones, reconres, amores, parece que logramos ver un poco más claro que cuando nos asomamos al caos que suele ser el estado natural de la mente. Pero cuando esas palabras las llevamos al papel, el proceso se potencia porque, además de darle aún mayor coherencia y forma, podemos tener un registro de todas estas emociones, el cual podemos revisar cada vez que tengamos la necesidad de hacer "corte de cuenta"."

Palabras de las que me hago eco, pues resuenan en mi interior cuando escribo y cuando le pido a mis estudiantes y clientes que escriban sus propias cartas. Lo que rescato hoy, es que de alguna manera tienen principios básicos desde la experiencia del trabajo:

1.- Respeto por ti, y por los involucrados
2.- El uso de palabras que transforman y que cambian el contexto y el significado de la emoción.
3.- El resultado final como efecto visible de sanación en todo el sistema involucrado.

y continúo citando a Jesús Nieves Montero, de sus escritos en el blog 11-08-2006:

"...Y es a partir de esta magia de la palabra escrita desde la cual podemos comenzar a pensar en verdaderos procesos, primero de conocimiento, luego de transformación y, en los niveles más depurados de su práctica, en una verdadera sanación.

Las definiciones son importantes: al hablar acá de sanación o curación (usaremos como sinónimos ambos términos) en primer lugar nos referimos a una recuperación o mantenimiento del equilibrio mental y/o emocional.

No hablamos de fórmulas milagrosas que hacen desaparecer tumores o acaban con alguna otra enfermedad crónica, pero, sin duda, apunta hacia un área que a veces injustamente descuidamos y que influye directamente en la forma como enfrentamos nuestra vida: las técnicas de escritura creativa propuestas y empleadas en herramientas como las propuestas por Escribir para sanar como el diario y el relato de sanación permiten dar orden al caos, armonizar la vida, encontrar puntos de paz, de tranquilidad desde los cuales se pueden construir soluciones integrales y permanentes."

Y yo me atrevería a decir algo más, influye sobre todo en el área emocional que injustamente descuidamos decididamente por darle mayor importancia a lo cognoscitivo sin antes "curar tu corazón herido" como dice la canción. Poco a poco voy a tomar algunos de sus escritos y de lo que sabemos a través de internert sobre lo que significa escribir como forma de sanación interna. Te recomiendo hurgar el blog www.escribirparasanar.blogspot.com allí encontrarás sugerencias para un diario de escritura.

Por el momento quiero compartir el siguiente escrito, y está dedicado a las personas que lloran cuando rien, y que no saben de quién y para quién son las lágrimas.

¿Para quién son tus lágrimas?

Y las lágrimas son de quien?
Si me rio, lloro, y me pregunto
¿de quién son las lágrimas?
Si estoy triste, lloro, y me pregunto
¿de quién son las lágrimas?
Si me reconoces, lloro, y me pregunto
¿de quién son las lágrimas?
Si me alegro, lloro y me pregunto
¿de quién? ¿De quién son las lágrimas?

Mami, lloro por ti una y mil veces, lo hice por ti

Y tu rabia, fue la mía
Y tu tristeza, fue la mía
Y tu dolor, fue el mío
Y tu soledad, fue la mía
Y mis lagrimas fueron las que no pudiste expresar cuando no hubo regalos en tu cumpleaños, y mis lagrimas fueron las que no pudiste dejar salir cuando no hubo torta, cuando no hubo vestidos, cuando no hubo libros, cuando no hubo universidad…

Y yo, por amarte, cargué con eso, y también lloré por mi rabia, mis frustraciones, mis tristezas, mis dolores, por mi soledad.

Mami, esto fue muy grande para mi.

Mami ahora tengo 2 hijos
Y mi hija llora por mis amores que no fueron
Y mi hija sintió mis rabias
Y mi hija sintió mis tristezas
Y mi hija también lloró por mi…

Mami, en un baúl de cristal coloque tus lágrimas, una a una,
y las guardé como piedras preciosas
y tomé tu risa, y tomé tus canciones y tu voz hermosa en mis recuerdos
y tomé tu musica y la vida que me distes…

Mami, hoy quiero reir bonito, y lo haré por mi.
Mami, mi hija es libre ahora
y su risa es bella
y su risa es cantarina
y su risa es mi música
Todo en orden mami,
gracias por la vida que me distes!!
Abril, 10 de 2005.

Que tus lágrimas se conviertan en la risa cristalina del orden en tu propia Alma...

Anímate a escribir sobre ti, sobre tus emociones, tal vez en un diario, sigue las instrucciones de tu Alma, y solo escribe, deja que el lápiz se deslice por el papel, o tus dedos por el teclado y una hoja abierta en word, y ese será tu inicio...

Zhair

El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...