domingo, 29 de enero de 2012

El precio...

Tanto en la buena conciencia como en la mala conciencia, pagamos un precio, el tema es que nadie quiere pagar precios... y prefieren "morirse" antes de sentirse juzgados o incómodos. 

Un precio puede ser la soledad, el aislamiento voluntario, quizás para recogernos y tomar mejores decisiones, pero es muy fácil y sencillo quedarse allí, porque cuando descubres las bondades de estar solo, pueden surgir ideas maravillosas. Pero si no quiero pagar el precio que exige la soledad, que es el aislamiento, sin socialización, sin el acompañamiento necesario para crecer en la vida, saber que lo que sea que pase, estas solo y no cuentas con nadie porque defiendes creencias que no quieres negociar, creencias que en un momento te sostienen y mantienes con fidelidad, pero te dejan también solo. 

También podría quedarme en una relación que desgasta a ambos solo por acompañamiento, en donde el hastío hace su presencia, y el fastidio lleva directamente a la ofensa, al maltrato, a la intolerancia, al cansancio... a la enfermedad, a la muerte.. 

Otro precio puede ser entrar en una relación al costo que eso implica, compartir pradigmas y diverger en otros, cuando precisamente había encontrado toda una estructura de valores y creencias, que podrían anular al otro. En este caso, el precio de no querer renunciar a algo en lo que creemos puede ser el conflicto en la pareja, mantener una postura también nos lleva a la ruptura...

El precio, se paga en ambos sentidos, e incluye una renuncia a algo importante en nuestras vidas, que de paso la cambiará para siempre.

El precio de amar sin condiciones, es el mas alto... porque exige una renuncia...

domingo, 15 de enero de 2012

Una crece cuando no culpa a nadie ni pretende nada de nadie..

Es una frase muy cierta. Por ejemplo, cuando termino de trabajar en consulta o cualquier taller, dejo allí todo lo de cada una de las personas, de esa manera ellas pueden crecer, ya que no me ocupo de "cargarlas" conmigo, ni sus temas ni sus resultados, ya que debo dejar que "El Espiritu que las guía" se encargue de su propio movimiento. Igual para todos los sitios donde trabajo, me ocupo de hacer lo que tengo que hacer y luego soltar a cada quien en su destino...


Si yo estuviera pendiente de ti y de lo que te pasa, igual te diría: espera un momento.. ese momento que me tomo, es para sintonizarme con lo que me estás hablando, pues no me traje nada de eso cuando terminó mi consulta contigo o cuando termino un curso o taller.


Luego entonces puedo dar una respuesta para ti. Pero si me quedo con eso dando vueltas en la cabeza, y me lo traigo a casa, nadie crece. Es ahí que doy una respuesta sobre eso, que eso es un movimiento para crecer, el asumir cerrar un espacio y es diferente para cada persona, no necesariamente en una consulta o taller, cierras un proceso..


Una crece cuando no culpa a nadie ni pretende nada de nadie, si se asume que es así. El otro quiere algo de mi, y como no se lo dí, entonces me compara con algún otro terapeuta, y ahora se engancha con alguien más, pretendiendo que otro le de algo o haga algo, eso se lo lleva, y asi irá buscando hasta que un día el movimiento le de un día lo que esta esperando.


Nunca dudes en la vida que se va a dar cuenta, nunca dudes del propio movimiento del otro, ellos llegan, igual que tu, todos tenemos un movimiento que nos guía hacia algo. Ya comienzan su movimiento con el terapeuta aunque tenga rabia, eso es un indicador.
Siempre en los cursos hay esos retiros asi, son 2 o 3 personas. Luego de un tiempo algo ocurre y algo les cambia la vida y les cae la locha. Luego lo dicen...

¿Cómo no cargar? en principio cuando estás ahi eres un poco responsable por la guia del proceso, pero luego debes dejar que el movimiento se encargue del proceso....


En el primer Orden de la ayuda de Bert Hellinguer, se explica tal como es.


Solo me quedo tranquila y confío en el movimiento de cada persona... eso es lo que hace que no cargues ni detengas el proceso de ellas. Tratar de convencerlas de que regresen o de que entiendan las detiene... y nos detiene. 


Ahora bien, voy conmigo y mi proceso personal, cuando me doy cuenta que cuando culpo a alguien de mis desventuras, me quedo estancada en la queja, en el dolor sin resolverlo. 


Cuando duele, ese dolor es mio, porque lo que hiciste tocó una parte de mi que aún necesita mi atención, entonces me ocupo de no culpar al otro, para resolver lo que me toca, ni más ni menos, sin pretender resolverle la vida a nadie, solo la nuestra.


Esta es solo una reflexión en voz alta, como todo lo que aqui escribo, porque al ser facilitadora, no siempre le caemos bien a alguien :-), cada quien que cargue con lo suyo... yo tengo lo mio... y cargo con mi luna!

domingo, 1 de enero de 2012

La Meditación, un camino a la salud a la Plenitud del Alma, al Templo Interno


La Meditación, un camino a la salud, a la plenitud del Alma, al Templo interno.

¿Cuántas veces has sentido la necesidad interna de parar y respirar calmadamente?
¿Cuántas veces en las crisis miras al cielo pidiendo algo?
¿Cuántas veces en el llanto de la tristeza bajas la cabeza y no puedes con el dolor?
¿Cuántas cosas te repites sin cesar sobre lo que tienes que hacer, sobre lo que debes hacer, sobre lo que crees que esta pasando y no para de producir pensamientos, incluso pensamientos que no deseas y quisieras buscar ese silencio interno?
¿Cuántas imágenes fabricas cotidianamente, ordenas itinerarios, archivas experiencias y sobrecargas tu cabeza y tu cuerpo?

"...Es muy común en nuestros días encontrarte tenso, malhumorado, apretado y no saber qué hacer para aliviar la situación. Estamos viviendo una vida de grandes tensiones que le exigen al ser humano una estabilidad muy grande para no caer en el tan temido estrés, mal común en nuestros días.

El hombre moderno, que es un gran ejecutor, ha olvidado introducirse en sí mismo, ha olvidado ir al lugar en donde está su mayor fortaleza y su fuente de sabiduría. La vida moderna parece estar hecha para evitar en todo momento la mirada interna. Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos, no sabemos buscar la fuente que nos calma la sed y nos da el equilibrio necesario para vivir mejor.

La Gran Aventura Interna comienza con la Meditación. Esta es la puerta de entrada a los parajes secretos de tu mundo interno. Es el método que te lleva al contacto con tu propia fuente de vida. Cuando decides meditar, estás encaminándote al reino de la luz y del amor, porque solo en lo profundo de tu corazón encontraras el equilibrio y la felicidad que has estado buscando."
Carmen Santiago

Viernes 13 de enero de 2012
Horario: 5:00 pm a 8 pm
Inversión: donación amorosa
Requisito: ropa cómoda. Debes participar tu asistencia con antelación

Declarando mi imperfección

Hay una canción que dice: "Te pareces tanto a mi, que no puedes engañarme"... jejeje!!! yo creo que ando por el 5, del 1 al 10 en evaluarme en cuanto a mi estado de perfeccionamiento, donde 0 es imperfecta y 10 es perfectisima, pero no quiero bajar mucho más, porque he visto los resultados de lo que hago. Puedo ser más flexible si, eso si... pero en calidad no, yo misma me exijo a mi misma cada día ser más impecable.

Hace una semana le dije a mi hija que andaba frustrada: "no importa cuanto esfuerzo y trabajo pongas en lo que haces, no es eso lo que se valora, se valora el resultado, por eso te pagan, es muy extraño en nuestras sociedades que se premie el esfuerzo y lo que haces antes de llegar a un resultado, pero sin ese esfuerzo y sin ese hacer cada día lo mejor, nunca vas a obtener los resultados no solo que otros quieren, sino los tuyos propios. De hecho, el que alguien te diga que no eres buena porque no llegaste a los tiempos requeridos para esa entrega, ya esta haciendo su trabajo sobre ti, porque no importa cuanto te dedicaste, y perfeccionaste, no lo entregaste a tiempo."

"La eficiencia, es hacer las cosas bien. La eficacia es hacer lo que hay que hacer. La efectividad es hacerlas en el tiempo que se requiere. La excelencia es cumplir las anteriores tres!!!, me lo enseñó José Strongone"
Y para allá vamos, solo que hoy declaro mi imperfección para poder partir de ahí...

¿Y porqué partir de ahi? porque trazar la perfección como meta final, puede en algún momento dejar de lado el cómo me voy sintiendo en ese camino. La perfección entonces tendría que incluir como parámetro  el "sentirnos bien" con lo que vamos haciendo, y sintiendo cómo el impacto de lo que hacemos influye a los demás favorablemente mas que ser excelentes en calidad de trabajo.
Somos seres en constante cambio y transformación...


Considero y posiblemente alguien me crucifique por esto que digo y que ademas voy a escribir, que cada paso que damos es perfecto para el momento. Me gusta decir que valoro más la experiencia que me queda de algo no perfecto, porque la celebración por el éxito es tan efímera que enseguida tiene una nueva propuesta o reto, pero la otra me deja el aprendizaje, el sabor del amargo que nutre una sombra que me acompaña siempre...

Me gusta la canción de Miguel Bosé que dice "porque soy algo no perfecto", y así me gusto a mi misma primero, se llama "amor propio", otros lo llaman autoestima, o amarse a si mismo.

A mi niña interna le dedico esta canción... a ella, la que estuvo en un rincón llorando, a ella, la que comete errores, a ella...



Hoy este post es para declarar mi amor por mis imperfecciones, todas ellas me llevan a ser mejor cada día... solo disfruto la experiencia de vivir ahora...

El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...