jueves, 2 de enero de 2020

Escribir como forma de sanación interna XXI

Hace rato que no te escribo, me di cuenta que de vez en cuando, me olvido de ti...
Ha sido mucho, lo se...

En aquél momento en 2005 cerraste un capitulo muy importante en tu vida, y de allí en adelante no fuiste la misma, te encerraste en una coraza que te ha costado trabajar, pero te felicito por ese trabajo, aunque te falta un poco, te veo mucho mejor, incluso el que bajaras de peso me habla de ese trabajo que has hecho.

Y se que te afecto mucho lo de mamá y papá... pensabas que eran eternos e indestructibles, y encontrarlos vulnerables, también te hizo vulnerable... Imagino todo lo que sentiste cuando tus hermanos se enojaron porque te los llevaste a tu casa... y murió mamá, debe haber sido muy doloroso para ti lo del Alzheimer de ella y la demencia senil de papá.

En ese tiempo me contaron que no tuviste mucho tiempo para ti, entre el trabajo y la atención de ellos te agotaste, pero te felicito porque pudiste superarlo todo.

Te escribo luego de todo este tiempo,  donde comenzó todo... y también donde terminó todo. Por eso quise olvidarte... seguí sin ti estos últimos años, construyendo una muralla que me protegiera de ti... no podría haber subsistido sin esa muralla...

Isamery me invitó a escribirte hoy, y mi corazón se acordó de ti, sigues latiendo en mi interior.

Gracias por encargarte del divorcio, de los hijos, de pagar las universidades y todos sus gastos y de la salud de mamá y papá, por apoyarlos y cuidarlos como lo hiciste en su vejez, te lo agradezco infinitamente, aunque no te lo reconocieron por haber hecho la locura de llevártelos a tu casa esa navidad, yo te veo... se que hiciste lo mejor para ellos en sus últimos días, y el dolor y la soledad, te cambiaron hasta la esperanza, también lo entiendo...

En ese momento te sentí agotada, pero eres muy fuerte, ya te lo han dicho, el tema es que se te olvidó vivir para ti en aquellos momentos.

Supe que desde que me vine a Buenos Aires te va mucho mejor emocionalmente hablando, eso me alegra mucho pero se que a veces te quedas en el Hatillo algunos días, y se que otros días viajas a Barquisimeto, Carora, y a los sitios donde estuviste antes, y a veces me han contado que te encierras en el cuarto donde están tus cosas y te extraño.

La verdad es que sin ti, y lo que hiciste, no hubiese podido estar tranquila aquí. Te cuento que ahora compre hilos, si ¿te acuerdas? cuando tejíamos juntas. Aprendí el Tapestry y estoy terminando una cartera que te va a gustar.

Poco a poco te has recuperado y me lo han contado. Me alegra verte como estás, nuevamente tienes proyectos por ejecutar luego de ese paréntesis que quedará en tu corazón.

Feliz año nuevo 2020, para este año tengo planes de ir a México por tres meses a trabajar, ¿Sabes? como antes... posiblemente podríamos encontrarnos por allá o en Miami que también voy a trabajar por allá. Ve sacando tu visa que te aviso para que te subas a ese avión conmigo y recordemos cuando estudiamos juntas, y vemos si cuando estemos en Miami vamos a Disney, nuestro sueño desde que eramos pequeñas.

Te quiero mucho, y te llevo en mi corazón con amor... cuando vengas quiero mostrarte la Ciudad, es hermosa Buenos Aires, ahora mismo hace calor por el verano, pero es muy organizada, te va a gustar porque es medio europea, se parece en algunos lados a Barcelona, ¿te acuerdas cuando fuimos? que bien la pasamos juntas en el Viaje del Héroe... y si, un nuevo viaje acaba de comenzar...

Te amodoro
Yo Tu,Tu Yo







El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...