martes, 27 de noviembre de 2018

La Sol-edad, la Desolación y la Depresión

La verdad, entiendo la soledad como algo voluntario, algo que eliges, donde te acompañas a ti mism@. Es tiempo de reflexiones, de cambios en la estructura de la vida, y por lo general es una decisión consciente que lleva a cambiar no solo ambientes, sino que más allá de las conductas, las creencias se modifican, los criterios de selección de opciones también, ya que das prioridad a quien eres, das prioridad al cambio, tal vez de algunas rutinas o espacios, y comienzas a valorar otras cosas ya no tan superficiales. Al punto que tu identidad, quien eres se modifica y ya no concuerda con algunos estilos de vida, porque creas tu propio estilo de vida. Comienzas a "validarte" a ti mism@.

Para mi, la soledad es estar conmigo y validar mis creencias y mis decisiones, esas que a otros quizás no les gusta, es validar mi forma de vida, es validar-me.

La soledad, para mi, es una decisión. La elegimos, nos permite ser quienes somos, elaborar nuestros propios proyectos de vida sin críticas externas, nos hacemos grandes porque tomamos nuestras propias decisiones, y nos deja de importar si a otro le gusta o no lo que decidimos.

Las consecuencias a veces son difíciles, como por ejemplo "tu familia no te entiende" y tampoco "entienden lo que te duele". 

Si esto te afecta, entonces pasas a La desolación, en la que te encuentras con emociones como la tristeza, la rabia, la angustia, la frustración por querer que los demás te aprueben tal y como eres, es vivir en soledad, pero con tristeza por la no aprobación de quien eres. La desolación incluye la emoción que llega después de la frustración. Es una  crisis interna que causa dolor, es más allá de estar solo, la angustia de la desesperanza, o la desolación.

Si esto no lo trabajas con ayuda de un psicólogo, luego caes en la Depresión, la que debe ser medicada por un Psiquiatra.

La depresión esta acompañada con nuestra biología, afecta el sistema nervioso y baja las defensas. Puede iniciar por el pesimismo exacerbado de una desolación, como si no hay
salida, puede llevar un toque de ansiedad, por eso el psiquiatra manda una medicación para que el sistema inmune no se afecte. La depresión surge de una tristeza que lleva mucho tiempo en el Alma. Se decae no solo emocionalmente, sino corporalmente. Se pierde el interés por todo y el riesgo es dejar de percibir interés por la vida, como si ya nada importara en los casos extremos.

Es bueno que identifiques tus estados emocionales, asi de alguna manera mantienes la salud, no solo física, sino mental, ya que la emoción afecta nuestro sistema inmunológico, tanto para bien, como para afectarnos con una enfermedad.

Mis sugerencias:
1.- Si estas en soledad:
Busca un ¨propósito", algo que te motive y que sea maravilloso, como hacer lo que te gusta, trabajar en lo que quieres y te diviertes, cumplir tus propios sueños y no los sueños de otros, viajar, descubrir ese mundo particular donde te defines. Esta motivación de lograr lo que al final siempre habas querido aunque en soledad, te lleva a elaborar en tu sistema inmune, una serie de mecanismos donde la endorfina actúa para mantener la alegría por vivir, por disfrutar tus logros y éxitos aunque nadie más te los valide, pues has aprendido a valorarte y valorar quien eres. Ya no "aguantas" a algunas personas y te vas con tranquilidad de los espacios en los que ya no puedes estar, y encontrar tu propio espacio para ser feliz

2.- Si estas en Desolación:
Tomar conciencia de la emoción rectora: tristeza, rabia, frustración, frustrachera y ejecutar un plan para trabajar esa emoción y llevarla a un estado saludable, donde dependa solo de ti y no de los demás. Por lo general estas emociones son producto de algunas relaciones personales con las que no logramos dar en el blanco, o no logramos que validen nuestras creencias, entonces nos da tristeza. Mi sugerencia es que encuentres un buen proyecto de vida que te alegre, que te de fuerzas, o entres a algún taller o curso sobre risoterapia, yoga, etc., que además de hacerte sentir bien corporalmente, entres en otro proceso social para conocer personas diferentes a las que te relacionas actualmente. Irte de donde ya no puedes estar, irte de esos espacios donde te baja la energía, y buscar esos espacios donde la vida florece. Comienza a validar-te a ti mism@.

3.- Si estás en depresión: cuyos síntomas son físicos, por ejemplo solo quieres dormir, te cuesta levantarte, pierdes el apetito, ya no quieres relacionarte con nadie, algunas cosas o todo te molesta, prefieres el aislamiento, entonces mi recomendación es que visites a un psiquiatra, que es un médico, y puede ayudar a tus endorfinas a volver a su estado natural.



Zhair Marrero S.
promoviendo.vida@gmail.com



Hay un escrito que anda rodando por internet, y no le consigo el autor, varios post de varios blogs lo tienen, y me gustaría abrir un espacio a estas palabras a partir de lo que se escribió:

..."Como seres sociales nos caracteriza como especie, la necesidad de compartir y vivir en manada. En estos tiempos de tantos descubrimientos y vida moderna, sobre todo en las grandes ciudades, hay muchas personas que viven en estado de desolación, y pueden convertir esto en un estado de Soledad.

La desolación tiene como particularidad una sensación de desarraigo y de no pertenencia, por el contrario, la soledad es solamente una faceta por la que transitamos y nos enseña entre otras cosas la gran lección de vivir con nosotros mismos.

Desolación y Soledad. Aunque parecieran ser lo mismo, de hecho son opuestos ya que la forma de abordarlos es lo que los distingue. Una persona que por motivos de cualquier índole se encuentra sin pareja, sin hijos, sin grandes amistades, y sufre por ello como si la vida y el mundo la rechazara, no se está dando cuenta de la gran oportunidad de aprender a convivir con la persona más importante de su vida: Ella Misma!

La Sol-edad. Me gusta recalcar la palabra en dos partes, Sol y edad, pues así tenemos mucha tela de donde cortar. Para empezar significaría si lo observamos la edad del sol. Por lo tanto somos un sol que brilla desde nosotros y para los demás; la edad es esa sabiduría que marca la pauta en que tipo de luz es la que emitimos. Vivir en soledad, vivir en soltería, vivir solo o sola, es una parte que ningún ser humano puede perderse de experimentar.

Nacemos con o sin hermanos, en familias grandes y cuando menos nos damos cuenta ya estamos llenos de actividades en el colegio, clases, parques y todo tipo de encuentros sociales. De ahí nos casamos, tenemos hijos y ya estamos una vez más enrolados desde otra perspectiva en una gran cantidad de eventos que nos alejan de nosotros mismos.

Todo ser humano debe experimentar la soledad en un momento de su vida para poder conocerse mejor.

Al estar rodeados de tanta gente, mucha veces, no nos percatamos que es lo que verdaderamente nos gusta. Que tipo de ropa, que tipo de clima, que música, películas, libros o deportes. Seguimos a un grupo sin darnos cuenta si lo hacemos en consciencia o por el hecho de “pertenecer”.

Al practicar la soledad, encontramos muchas veces que somos totalmente desconocidos para nosotros mismos y tenemos que ponernos en acción para establecer un vínculo de comunicación que nos llene de amor, júbilo y agradecimiento por ser quienes somos. Pregúntate que quieres hacer hoy. Hay tantas formas de vivir y experimentar la soledad, y no necesariamente significa un encierro. Puedes acudir al cine, leer un libro, meditar, bailar frente a tu espejo y reír contigo mismo.

Momentos para relajarte, para hacer ejercicio y para simplemente contemplar lo que se te presente sin emitir juicios o querer desesperadamente compartirlo con alguien; el hecho de experimentarlo a todo pulmón, es en realidad una forma de compartir, pues el universo recibe todas esas vibraciones que son compartidas en él. Si lloras, puedes hacerlo en soledad y con todo el amor por ti y validando tu llanto. Si ríes, igualmente vive hasta el fondo esa divertida característica de estar contento.

Concluyendo, es muy importante diferenciar la desolación de la soledad y recuerda que es el tipo de acercamiento que le das.

VIVE INTENSAMENTE TU SOLEDAD. Al final del día esto te dará mayor capacidad para relacionarte y comprender a los demás."...

Fuente:
http://www.macroestetica.com/conciencia/vivir-en-soledad-la-edad-del-sol

"De ti depende que te alimentes y nutras,
Nadie puede hacerlo por ti.
Estás solo con tus sentimientos,
Por más que te apoyen o abracen con afecto,
Sólo tú sientes en la profundidad de tu interior,
Nadie puede hacerlo por ti, ni siente como tú.
Estás solo con tus pensamientos,
Nadie puede pensar por ti,
Tú elijes lo que piensas,
Hazlo con cuidado.
No sigas los consejos de tu entorno,
Si quieres ser tú, piensa y elije por ti mismo.
Si decides torturarte, culparte, mortificarte y sufrir
Es la decisión que tomaste,
Hazte cargo de ella y no culpes a nadie.
Puedes modificar tu pensamiento,
Si no le entregas el poder a tu mente.
Puedes conectarte con la alegría, el amor y la felicidad,
Pero ello conlleva un esfuerzo, crecimiento y voluntad,
Y por supuesto,
Depende de ti, de nadie más.
Sólo estás al nacer,
Sólo al morir estás.
Muchas personas conocerás,
Pero nadie vivirá tu vida por ti.
Tú estás contigo siempre.
No te identifiques con tu pasado,
HOY eres una persona diferente.
No te identifiques con tu forma,
Tu cuerpo está en continuo cambio.
No te identifiques con tu mente,
Ella nunca dejará de ser dual.
Acércate a la consciencia, a tu ser
Y vive como elijas, sin temer.
Libérate de tus miedos, culpas y condicionamientos,
No le des a nada ni a nadie el poder en tu vida,
Conéctate contigo.
Encuéntrate con tu SOL,
Tu fuente de energía,
En esta EDAD, en este tiempo,
AQUÍ Y AHORA, es el momento.
Elije ser quién eres,
Sin importar lo que opinen los demás,
Ellos tienen su propia vida con la que cargar.
No juzgues a nadie,
No sabes cuándo podrías estar en su lugar.
Elige vivir en armonía contigo mismo,
Por siempre.
¡Es la mejor elección que puedas tomar!

Romina Di Benedetto"
Tomado de la web


jueves, 1 de noviembre de 2018

La Consecución del Exito. Tal Ben Shahar

La consecución del éxito. La profesora Ellen Langer realizó un experimento en el que pidió a dos grupos de estudiantes que evaluaran el nivel de inteligencia de un cierto número de destacados científicos. Al primer grupo de estudiantes no se le dio ninguna información
acerca de cómo esos científicos habían alcanzado sus éxitos. Estos estudiantes asignaron un alto valor a la inteligencia de los científicos y no consideraron que sus logros fueran alcanzables por personas normales. A los estudiantes del segundo grupo se les facilitó la misma lista de científicos y de éxitos logrados por ellos, pero además se les proporcionó información acerca de los pasos que los científicos siguieron hasta culminar sus investigaciones: las pruebas realizadas, los errores y los reveses experimentados durante su trabajo. Los estudiantes de este grupo también dieron una alta evaluación a los científicos (al igual que el primer grupo) pero, a diferencia del otro grupo, consideraron que los logros de los científicos eran alcanzables por personas normales. 

Los estudiantes del primer grupo, a quienes solo se les comunicaron los éxitos alcanzados por los científicos, asumieron una mentalidad perfeccionista, desde la cual solo veían una parte de la realidad: el resultado; los estudiantes del segundo grupo, en cambio, que recibieron información sobre los éxitos de los científicos pero también sobre los pasos que siguieron, adoptaron una mentalidad optimalista (Optimista), desde la que observaron la realidad en su conjunto, tanto el resultado como el proceso que condujo hasta allí.



No hace falta decir que toda victoria llega tras una serie de pasos: alguien estudia algo durante años, llevándose muchos fracasos, esforzándose por superarlos y atravesando una serie de altibajos hasta alcanzar la meta. El mundo de la música, por ejemplo, está lleno de éxitos que aparecen “de la noche a la mañana”, pero la verdad es que sus autores trabajaron mucho y durante años antes de alcanzar esos éxitos. Lo que pasa es que vemos solo el resultado final y pasamos por alto el esfuerzo en energía y tiempo que hizo falta para llegar ahí; en consecuencia, esos éxitos nos parecen inalcanzables, la obra de un genio sobrehumano. Como dice Langer: “Al conocer la manera en la que alguien ha alcanzado su meta, tendemos a ver sus logros como el resultado de un considerable esfuerzo y, así, nuestras propias metas nos parecen más fáciles de alcanzar... Las personas pueden imaginar mejor su avance a través de pequeños pasos, no situadas de una vez en las alturas, que así parecen inalcanzables”.

Tal Ben Shahar

El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...