martes, 20 de noviembre de 2007

Ser mamá de adolescentes... los hijos crecen, si señor, crecen...

Y un día, nos nace un bebé.... La verdad es que aprendemos a ser padres, justo cuando nos nace un bebé, y aunque te inscribas en la escuela para padres, nada como el momento del llanto para darnos cuenta que no sabemos nada, ahí nos damos cuenta que los hijos no vienen con manual, y no sabes lo que cuesta aprender a sentir los diferentes tipos de llanto...

Mi mejor amiga, Diana, (de esas amiguitas de la infancia) me dijo unas palabras muy sabias: "duerme lo que puedas hasta que nazca, aprovecha de dormir, pues una vez que nace más nunca en tu vida podrás dormir tranquila", y es la purita la verdad.

Por ahi revisé varios blogs y escritos de ser mamá. Todos o casi todos hablan mamás de niños pequeños, de juegos y etc. pero nadie te habla del momento en que crecen, y se convierten en adolescentes, y quieren romper los límites de todos los valores con los que creiste formarlos...

En mi época, que no es muy lejos, no existían los blogs, existían algunos libritos y folletos del Proyecto Familia, para desarrollar la inteligencia de los niños de 0 a 7 años.... y luego? nada, no había nada, no se si ahora lo hay, lo que he conseguido es madres adolescentes, pero madres con adolescentes no encontré nada....

Y no, no se duerme tranquilo cuando un hijo adolescente está en la calle, eso no viene con el manual de la escuela de padres, ni que tenga los años que tenga, estamos tranquilos, porque para nosotros asi como los blogs sobre ser mamá, los hijos parece que no crecieran, siempre son los pequeños, a los que hay que enseñar... PERO crecen, si señor, crecen, y los comenzamos a ver independientes, libres, haciendo lo que les gusta...

No se quedan pequeños, comienzan a dar su opinión, a no pedir permiso, a escoger su propia ropa y amigos y colegios, y universidad, y.... y ya no te toman en cuenta, porque eso es lo que duele, que ya no te tomen en cuenta, pero eso es lo que va, asi tiene que ser, eso es la vida. El adolescente no ve el peligro, siente que todo lo puede, que tiene fuerza, y que ya creció, y solo queda decirles: "como tú lo hagas esta bien para mi" y desde el corazón rezando para que les vaya bien.

La explicación objetiva es que las hormonas en la cantidad que emergen en el desarrollo, no es tolerada fácilmente por los sensores cerebrales, entonces el adolescente es rebelde no porque quiera ir en contra de sus padres, si no por la cantidad de hormonas segregadas en su cerebro y organismo y no sabe cómo manejarlas. Es un proceso físico que busca el equilibrio hormonal.

También quiere comenzar a marcar su territorio, su espacio de independencia, y nosotros como padres no ayudamos mucho en esto. Queremos controlarlo todo.

La explicación subjetiva es que ya quiere romper el cordón umbilical emocional, ese que lo hace ir libre hacia la vida y comenzar a buscar pareja, independizarse emocionalmente de los padres. Se siente grande y poderoso, siente que tiene el mundo en sus manos y que nada puede pasarle ahora que sus sentimientos hacia el otro sexo se manifiestan.

Es el camino hacia la autodependencia y autonomía emocional.

¿Cómo ayudarlos?

Mostrándole que las normas pueden venir de dentro de nosotros mismos mientras preserven nuetra vida, nos den seguridad y nos hagamos responsables de los resultados al saltarlas. Que al elaborar sus propias normas tomen en cuenta, sus propios valores y los nuestros, consensuar las diferencias, aprender criterios de elección y decisión, y sobre todo el asumir responsabilidades: de su cuarto, de sus estudios, y de los espacios que para si mismo reclama.


"Querida hija"
Aprendí contigo cuando te tuve en mis brazos por vez primera
a sentir el olor de la naturaleza nueva,
a sentir el contacto como brisa fresca que nos unía
y en tus ojos sentí el amor incondicional.

Sentí en mis pechos tu boca que succionaba la leche fresca que te ofrecìa,
sin siquiera estar consciente...

Solo miraba tus ojos, ojos que me anclaron a la vida...
Abrace tu cuerpo pequeño y le di calor cuando tuvo frío.
Te quedabas dormida en mis brazos cuando te bañabas conmigo.

Velé muchas noches tu sueño y en el fondo, quise que no crecieras...
que siempre fueras "mi niña pequeña, mi muñequita".

Pero la vida sigue y no le importó mis sentimientos, y en su curso te llevó a crecer
y nos fuimos separando.

Hoy a tus 19, aún veo tu carita pequeña que yo acariciaba.
Tus cabellos que yo peinaba, pero...
ya no podemos acercarnos una a la otra...

Asiento a la vida y se que nos separa inevitablemente hija,
que la vida y el amor te esperan en la puerta, y que de cuando en cuando
nos encontraremos para darnos un abrazo.

Quiero que sepas hoy que cuentas conmigo,
para cargarte algunas veces,
abrazarte otras,
para llenarte de mi esencia irreemplazable porque es única
con un amor que solo da... y tu solo tomas...
y la única forma que tienes para devolverlo,
es pasar la vida a su vez, en su momento.

Vive la ternura, el agrado de ver
de cooperar, la alegría, la poesía, el romance,
y sobre todo el amor por ti misma,
porque asi habrás cumplido con Dios,
le habrás sido fiel a su mandato:
"amar a otros como nos amamos a nosotros mismos".

Naciste para brillar, para ser una estrella,
para irradiar luz y amor al universo entero,
eres libre mientras sigas a tu propia estrella..

¿Sábes que respondía cuando me decían que te cargaba mucho?
que si yo no te cargaba y abrazaba ¿Quién lo iba a hacer?
¿Y si se malcría?

Hija, solo sabemos hacer lo que se hizo con nosotros,
y si podemos hacerlo diferente, con dignidad,
desde el amor, entonces estarás lista para ser una verdadera mujer.
9-07-2006.

El Viaje del Hèroe dentro de nosotros

Tomado desde la web... El viaje del Héroe , conocido como monomito, es un esquema narrativo ideado por Joseph Campbell (1904-1987), un profe...